Los aceites Natural Oils de uso cosmético son elaborados con materias primas
seleccionadas de diversas áreas de América del Sur, principalmente Chile.
Rigurosos procesos productivos nos permiten obtener productos de alta
calidad, manteniendo las propiedades y beneficios de cada uno de ellos.
Aceite de Rosa Mosqueta
El aceite de Rosa Mosqueta es un aceite único debido a sus características extraordinarias por ser uno de los regeneradores dérmicos más poderosos que existen, sin efectos peligrosos. Posee hasta un 80% de ácidos grasos poli insaturados y Tretinoina. Estos ácidos son indispensables para la regeneración de la membrana celular y renovación de tejidos cutáneos. Ayuda a prevenir y atenuar el envejecimiento prematuro de la piel. Asimismo disminuye las líneas de expresión tales como en contorno de ojos y estrías. También tiene una acción beneficiosa en pieles secas y apagadas, con arrugas o dañadas por el sol.

Aceite de Rosa Mosqueta Prensado en Frío Convencional, es un producto libre de procesos químicos y su valor principal se debe a que conserva todos los nutrientes que contiene en forma natural. Entre ellos el Ácido Trans-retinoico, Tretinoina o Vitamina A ácida, y es el principal responsable de todas las propiedades fisiobiológicas antes mencionadas, para lo cual la Comunidad Científica Internacional recomienda su uso en cosmetología, dermatología y farmacología, para tratamientos fisiobiológicos y estéticos para acciones preventivas o correctivas de la piel, y ha sido muy difundido en la última década..

Aceite de Rosa Mosqueta Refinado, es el producto que más se comercializa en el mercado nacional e internacional, debido a que es un producto estable, neutro, libre de fosfolípidos y ceras, blanqueado y sin olor. Ideal en los preparados cosméticos.



Aceite Pepita de Uva
El aceite de pepita de uva es un aceite procedente de las semillas de la vid o uva vinífera. Es ampliamente utilizado en la industria cosmética por su alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados, vitamina E y vitamina C que le confieren propiedades antioxidantes, muy adecuadas para el cuidado y conservación de la piel. Todo ello determina su aparición como uno de los componentes importantes en muchos preparados para la belleza, cuidado de la piel y el cabello (Bálsamo para las manos, crema labial, lociones para después del afeitado, etc.) Con este aceite resulta muy adecuado realizar masajes para hidratar y conservar la piel, otorgándole sus propiedades emolientes, es decir ablanda y suaviza, regenerando, hidratando y reparando la piel. Una pequeña porción de aceite de pepita de uva aplicado a las arrugas alrededor de los ojos o de la boca, ayudará a suavizarlas y frenar su aparición.

Aceite de Chía
Es un aceite de origen vegetal proveniente de las semillas de la planta de Chía o Salvia Hispánica, cuyo contenido en ácidos grasos poliinsaturados Omega 3 alcanza en promedio el 60%. Debido a su excepcional concentración ácido alfa-linolénico y antioxidantes, el aceite de chía obtenido de la primera presión de sus semillas se incorpora en los productos dermatológicos como una gran promesa para solucionar el problema de piel seca, entre otros. Ayuda en los procesos inflamatorios: Disminuye la pérdida de líquidos. Alivia la piel seca y ajada en pocos días. Calma las molestias asociadas a prurito, irritación, alergia, e hipersensibilidad. Restaura la barrera protectora de la piel. Es muy también muy indicada en los casos de dermatitis atópica, piel seca crónica, diabetes, psoriasis y eczemas.